FEBRERO:REBAJAR

Febrero es el mes de las rebajas, aunque muchos piensen lo contrario. En enero vivimos de las rentas alimenticias de las Navidades (todavía tengo turrón ¿alquien quiere un poco?), es un mes que tiene menos días de los habituales y procuramos gastar menos, también estamos pensando ya en la primavera y nuestro cuerpo, me temo, tiene algunos kilitos de más, así que es  hora de empezar a rebajar las calorías y los michelines.

 

Solo en una cosa este mes de febrero aumenta: como es año es bisiesto, tenemos un día más, 29, en vez de los 28 habituales. 

 

Despensa. Aprovechar las sobras que seguro tendremos congeladas. Sigamos con el plan desengrasante de enero y aprovechemos los productos típicos de este mes, especialmente los ajos tiernos o ajetes, espinacas, grelos y las cebolletas entre las verduras; las manzanas (especialmente las reinetas), los pomelos y las peras. Empieza el fresón, pero vamos a dejarlo para un poco mas adelante: todavía está un poco verde y tiene poco sabor, aunque si os apetece se pueden hacer unos estupendos batidos con leche descremada y una cucharadita de miel.

 

Con las espinacas y ajetes hay un plato revuelto muy sencillo para una cena o almuerzo rápido: cocer las espinacas y escurrirlas muy bien. En muy poco aceite freir los ajetes cortaditos hasta que estén blandos, añadir las espinacas, una cucharada de piñones y otras de pasas, mezclar bien, añadir un huevo por persona, salar y cuajar al gusto. Una vez en el plato, se puede espolvorear muy ligeramente con canela molida pero ¡ojo!, que es afrodisiaca.
 
 
{mosimage} 
 
Ajete o ajo tierno: es la planta joven del ajo que puede encontrarse a finales del invierno
y principio de la primavera
 
 
 {mosimage}
Espinacas: por curiosidad, su nombre es debido a que los frutos de esta planta hortícola,
cuando están en sazón, es decir, en su punto de maduración,
se presentan armados de espinas 

       

{mosimage}Ejercicio. Además de una dieta inteligente el ejercicio físico es fundamental para la salud, para perder peso, para sentirnos bien y para un montón de cosas más. Da una pereza que mata ¿eh?, pero no hay más remedio cuando llegas a una determinada edad. Pongamos que a partir de los 30 años. Lo ideal es apuntarse a un gimnasio con una amiga o amigo: ir solos es un poco aburrido y al final, salvo que estés muy motivado, dejas de ir. De animarse, además de usar la sala general, hay que apuntarse a alguna actividad en grupo; pilates, body step, body balance, yoga… lo que sea: se aburre uno menos y tambiñen se hacen amistades si uno quiere.

 

Para animarse podemos hacer una excepción y comprarnos, en  las rebajas que todavía hay, algún modelito chulo, parece una tontería pero no lo es.

 

{mosimage}También es útil apuntarse a alguna clase divertida: sevillanas, batuta, bollybood, danza del vientre…: al mismo tiempo que se hace ejercicio, aprendemos una actividad que será muy útil cuando vayamos de “marcha”. De no estar el bolsillo para alegrías gimnásticas no hay más remedio que andar una hora al día a paso ligero, nada de ir parándose por los escaparates, además de olvidarse de los ascensores, que para algo se inventaron las escaleras, digo yo.

 

La revista Sport Life, que es mensual, también es muy útil si queremos hacer algo en casa. 

 

Años bisiestos. Cultura general:  “año bisiesto” es aquel que tiene un día más al año que los “normales” y ese día se añade al mes de febrero que de 28 pasa a 29 días. El día bisiesto se introdujo en el calendario juliano, que repetía el sexto día antes de las calendas de marzo, esto es, el día 23 de febrero, de donde proviene su nombre "bis sextilis”.

 

Si el año termina en  cero, se denomina “año secular”

 

La duración del año (el tiempo que la Tierra tarda en dar una vuelta completa al Sol) no es exactamente 365 días, sino aproximadamente 365 días y un cuarto de día. Al confeccionarse el calendario gregoriano y amoldarlo al vigente, se adoptó una duración media del año solar de 365,2425 días, conocido como año gregoriano. La manera de ajustar el desfase de 1/4 de día fue estableciendo como años bisiestos los múltiplos de cuatro, pero como el año gregoriano es un poco más corto que el verdadero o año trópico, se suprimen tres bisiestos julianos cada 400 años, en lo que pasa a denominarse “años seculares bisiestos”, que no son divisibles por 400, tales como 1700, 1800, 1900 y 2100, en tanto que si son bisiestos 1600, 2000, etc., que son divisibles por 400.
 
 
 
 
Años bisiestos del siglo XXI 
 
 
2004-2008-2012-2016-2020-2024
2028-2032-2036-2040-2044-2048
2052-2056-2060-2064-2068-2072
2076-2080-2084-2088-2092-2096
 
 
Años seculares bisiestos desde la reforma gregoriana hasta el tercer milenio (cada 400 años)


1600 2000 2400 2800