CHULETAS DE CERDO ENCEBOLLÁS

Otra receta anticrisis, fácil, barata, muy sabrosa, de las que casi no manchan la cocina y que puede dejarse hecha el día anterior. También admite congelación.

No desconfiéis del cerdo que, según que partes, no engordan ni son tan indigestas como dicen. Escoged las chuletas con poca grasa y le quitáis la que tenga. Yo las prefiero con hueso: son más sabrosas.


 alt

Necesitamos: 

2 kgs. cebollas dulces

2 ó 3 zanahorias

1 bandeja de chuletas de cerdo

Laulel, aceite, pimienta blanca

1 vaso de vino blanco

Sal Maldón.

1/ cucharadita de cominos

1/ kg. de patatitas sin pelar


alt

 

Preparación:


Precalentar el horno a 200º.

En una fuente de horno poner las cebollas bien cortadas, la zanahoria en trozos, el laurel, un vaso de agua y un chorro de aceite.

Introducir la fuente en el horno, bajar la temperatura a 180º y dejar que se hagan las cebollas y zanahorias. Podemos añadir más agua si vemos que se seca demasiado y colocar un papel albal encima para que se doren pero no se quemen. Cuando la cebolla esté medio hecha añadimos las patatitas bien lavadas y sin pelar, cortadas en dos trozos.


alt


Mientras, en una sartén o parrilla con poco aceite doramos las chuletas para que tengan buen color y salamos con las escamas de la sal Maldón, y la pimienta blana.Las vamos colocando en una fuente o plato hondo.

 Una vez hechas las cebollas y las zanahorias, añadimos las chuletas, con todo el jugo que hayan soltado y el vino blanco y el comino. Si vemos que no hay suficiente salsa, añadimos un poco más de agua.


alt


Horneamos unos 10 minutos hasta que las chuletas estén tiernas.


Si las hacemos el día anterior dos cosas:

– No añadir las patatas, pero se pueden cocer y añadirlas a la fuente o hacer un puré de patatas

– Cubrir bien la fuente con papel albal para que la carne no se reseque.


Servimos con una ensalada verde, por aquello del régimen.