COSTILLAS CON LECHE Y MIEL

alt

Esta receta la vi en el semanal de El Pais no hace mucho. El nombre completo es Costillas con leche y miel Alaska y Dinarama, y me hizo gracia, así que la recorté y la he hecho (con alguna variación), porque es de las mías: barata, de horno (no se mancha casi nada) y riquísima. Muy recomendable.

Para 4 personas

1,5 kg. costillas de cerdo (de buena calidad)

2 cebollas grandecitas

2 dientes de ajo

3 cucharadas de miel

200 ml nata líquida

500 ml. leche entera

1 cucharada romero picado, vinagre de Jerez

Aceite de oliva, sal y pimienta negra

Cortar las costillas si el costillar es muy grande y colocarlas en una fuente

Mezclar 4 cucharadas de aceite con 2 de vinagre, el romero y los dos dientes de ajo sin pelar. Untar bien las costillas con esta mezcla y poner encima las cebollas cortadas horizontalmente en mitades y cubrir todo con papel film. Dejar marinando toda la noche, en el frigorífico.

alt

Al día siguiente:

Precalentar el horno a 170º. Untar una bandeja de horno con aceite e introducirla en el horno 5 minutos.

Introducir las costillas en el horno y dorar 30 minutos.

Mojar las costillas con la miel y hornear 10 minutos más (para que sea más fácil, poner la mil en un cuenco y meter en el microondas unos segundos, para que se “licúe” un poco.

Dar la vuelta a las costillas y añadir la nata y la leche. Añadir también patatitas pequeñas bien lavadas y con su piel.

Asarlas una hora más (si se tuestan demasiado cubrir con papel de aluminio).

Sacar, dejar reposar 10 minutos.

alt

Pasar la carne a una fuente y servir con la salsa y las mitades de cebolla.

Acompañar de una ensalada verde, o la que queráis

Admite congelación.