Guisote de Manuel

Siguenos en redes sociales:

Este plato se llama así en honor a Manuel, compañero de fatigas en el Rocío, sevillano de pro y de buen comer. Lo hizo un día y estaba tan bueno que le pedí la receta,  la he hecho inmediatamente y la bauticé. Desgraciadamente no me supo tan bien como cuando la hizo él, lo que no hace más que confirmarme que es mejor que te hagan la comida que hacerla tu. Porras.

 


Mi amigo Manué. Guapetón ¿eh?

 

Aparte de esto, es una receta muy agradecida. Se puede hacer según los comensales que vengan, admite congelación y con un acompañamiento que va desde el arroz, pasta, puré de patatas hasta una simple ensalada verde, tendremos un estupendo plato único.

 


 

Necesitamos:

(Para 4 personas)

1 kg. de cabeza de lomo de cerdo

El mismo peso de zanahorias

El mismo peso en cebollas

Sal,  pimienta blanca molida, aceite de oliva

 

 


 

Modo de hacerlo:

Cortamos en rodajas las cebollas y las zanahorias, peladas y lavadas.

Rehogamos hasta que la cebolla esté medio hecha. Salpimentamos al gusto

Añadimos la carne de cerdo en un trozo, pinchamos la carne varias veces y rehogamos.

Cubrimos de agua y dejamos hacer hasta que esté hecha.

Retiramos la carne y dejamos enfriar un poco.

Trituramos las cebollas y zanahorias hasta que quede una salsa fina pero espesita.

Cortamos la carne en rodajas y servimos con esta salsa por encima.

Servir caliente y con una buena hogaza de pan ¡no quedará ni una miga!.

 

 

La cabeza de lomo es la parte del lomo de cerdo más cercana a la cabeza (cogote)

Es algo más grasa y más jugosa que el resto del lomo. Si no encontramos cabeza, esta receta vale también para un trozo de cinta de lomo, pero buscarla o encargarla porque realmente es deliciosa.

Siguenos en redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te gusta mi blog? Compártelo por la red ;)