LOMO DE CERDO A LA NARANJA

(Y lección de anatomía cerduna)

 

{mosimage} 

 

1-Cabeza de cerdo. Consta de diferentes partes comestibles: orejas, careta, etc.

2-Papada.

3-Cinta de lomo. Ubicada a partir de la sexta vértebra lumbar correspondiente a la pieza de lomo. Muy apreciada y gustosa.

4-Magro de cuello.

5-Pecho.

6-Costillar.

7-Chuleta.

8-Solomillo. Se sitúa a la altura de las costillas lumbares y es una pieza magra y algo pequeña que se suele vender entera, es una parte jugosa que sale sin nervios.

9-Panceta
 
10-Falda
 
11-Paletilla o Paleta. Es la extremidad delantera del animal, considerada por regla general de inferior calidad que el las extremidades traseras.
Jamón.
 
12-Jamón

13-codillo. Se comercializa con hueso y contiene una carne magra muy gelatinosa.

14-Manos. Se considera una de las partes más gelatinosas.
 
15-Rabo.

Esta receta es típica de Andalucía, se hacia para las fiestas, especialmente para las Navidades, aunque hoy dia se prefiere el marisco, el besugo y demás zarandajas. También del “lomo con naranja” han proliferado muchas versiones pero, si queréis la original, aquí la tenéis. 
 

{mosimage}Ingredientes: 

1kg. de lomo de cerdo (mejor si es ibérico)

1 kg de naranjas de zumo

Pimienta molida

2 cucharadas soperas colmadas de azúcar

Aceite de oliva y sal

El lomo se unta de sal unas horas antes de prepararlo.

 

 

 

Se exprimen las naranjas. Se pone al fuego una cacerola con un poco de aceite, cuando esté bien caliente, se dor el lomo salteándolo a fuego vivo durante unos minutos.

 

Se añade el zumo de naranja, la pimienta al gusto, el azúcar y una pizca de sal.

 

Se empieza a hervir el lomo por la parte más grasa, a los 10 minutos se le da la vuelta, se pone el fuego fuerte y se gira constantemente la carne para que se impregne bien de la salsa.

 

Bajar el fuego y dejar cocer hasta que la carne esté hecha.

 

La salsa debe espesar y quedar como melosa. Si queda demasiado líquida, añadir una cucharadita de maicena y disolver bien. 

 

La carne se sirve templada o fría, cortada en rodajas finas.

 

En Andalucía, donde era un plato que se servía en la Nochebuena, se acompañaba de huevo hilado, puré de castañas y la salsa en salsero para servirse al gusto.

 

El puré de castañas es muy fácil: se pilla un frasco de castañas cocidas (a menos que se quiera utilizarlas frescas) y se trituran con un poco de mantequilla, sal y una cucharada de azúcar.

 

El huevo hilado se compra, caray, que no merece la pena hacerlo en casa. 

 

Para no complicarnos la vida, se sirve con un puré de patatas y ensalada verde, adornando con unas rodajitas de naranja y una hojas con rabito de perejil y cilantro. 

 

{mosimage} 

 

Admite congelación.