TAJIN DE CORDERO

Tengo el dichoso “tajín” que me regalaron una vez, pero el caso es que no me acuerdo nunca de usarlo. Como es muy bonito, lo tengo de decoración más que nada y siempre se me olvida.

alt


Así que hice este receta en una olla vulgar y corriente y salió bien bueno.

Es un plato muy fácil de hacer, es original, se puede hacer el día anterior y, si sobra algo, admite congelación.

Se puede acompañar de arroz blanco, en cuencos aparte, o pero preferí añadir unas patatas cocidas y una ensalada verde para que constituyera un plato único.

Como me quedó  salsa demasiado líquida, para mi gusto, lo que hice fue ponerla en otra cazuela y cocer ahí las patatas, así se redujo el líquido y las patatas quedaron con un sabor estupendo.


alt


Necesitamos (para 4 personas)


2 paletillas de cordero troceadas

2 cebollas

50 grs. almendras fritas

50 grs. ciruelas

1 palo de canela en rama

3 cucharadas de miel

1 cucharadita de pimienta en grano

1 cucharadita de  o azafrán (o curry), sal y aceite

Cilantro o perejil frescos para adornar

Patatitas cocidas con su piel


alt


Procedimiento:


Cortar las cebollas en rodajas finas y poner a dorar en aceite hasta que estén casi hechas

Agregar el cordero, el azafrán o el curry, la canela y los granos de pimienta, añadir agua hasta cubrir y llevar a ebullición.

Agregar un pellizco de sal y dejar que se cocine a fuego lento. Añadir las almendras fritas fileteadas o enteras, al gusto de cada uno.

Unos 20 minutos antes de apagar el fuego agregar las ciruelas, cuando el caldo esté casi consumido incorporar la miel para que nos quede una salsa espesa.


alt


Si tenéis más gente, subir las cantidades de los ingredientes de forma proporcional  y ya está.


Así de fácil y de rico.