ROLLOS DE POLLO ENCEBOLLADOS AL VINO BLANCO

 

alt

 

 

¡La imaginación al poder!. Cuando estoy sola mi comida es sobradamente sobria: una bolsa de lechuga variada con una lata de atún.

Cuando ya somos más y no tengo ganas de mirar revistas o libros de cocina para hacer algo novedoso,  lo que miro es el frigorífico y con lo que haya, así me apaño.

Así que lo importante es tener carnes, pescado o verduras congeladas y, desde luego, cebollas, ajos y especies. Con eso, se puede hacer cualquier cosa.

Repetiré una vez mas, si hay niños, que no hay problema en usar vinos o licores en las recetas: el alcohol se evapora y queda el sabor, así que no perjudica utilizarlos.

 

Necesitamos para 4 personas:

4 pechugas enteras de pollo de corral

8 lonchas de bacon

4 lonchas de jamón york

4 cebollas blancas dulces grandecitas

Varios dientes de ajo

4 zanahorias

2 ó hojas de laurel

1 pastilla de caldo

Aceite, perejil, pimienta blanca

½ cucharadita de pimentón dulce

2 vasos, de los de agua, de vino blanco

 

 

alt 

 

 

Procedimiento:

Se trocean las cebollas en medios aros finos. Se limpian y raspan las zanahorias y se cortan en trozos medianos. Los dientes de ajo se lavan bien y se usan con la piel, haciendo un corte pequeñito en cada uno. La piel se acaba desprendiendo y se puede retirar al final. No problem.

Se pone todo a pochar en aceite muy suavemente, en una sartén honda, con las hojas de laurel.

Mientras, abrimos las pechugas y en cada una ponemos dos lonchas de bacon y otra de jamón de York. Se enrollan bien y se cierran con palillos, hilo de cocina o mejor con malla si tenéis. Y si no tenéis mallas, ya podéis ir comprándolas: son super útiles para las carnes rellenas.

Se añaden las 4 pechugas rellenas al pochado de cebolla y zanahorias y se añade el perejil, la pastilla de caldo, la pimienta, el pimentón dulce y el vino blanco.

Se deja cocer todo muy lentamente hasta que esté hecho.

Si vemos que se queda con poco caldo, añadimos algo de agua, pero el guiso tiene que queda caldoso pero no demasiado.

Se pueden servir los rollos de pechuga enteros o cortados en rodajitas. Como “guarnición”, la cebolla y zanahoria.

Acompañar de arroz blanco, puré de patata (¡siempre de sobre¡) o ensalada variada y ya tenemos un plato único y barato.

Obviamente, se puede hacer el día anterior y también admite congelación.