TAGLATIELLE CON POLLO Y CALABACIN


{mosimage}


La pasta fresca se elabora de un modo artesanal y, como no se deseca durante tanto tiempo, ha de conservarse refrigerada. A la hora de cocinar, requiere menos tiempo de cocción y, por supuesto, es más sabrosa que la seca.

Hay mucha gente que tiene el valor de hacerla en casa. Envidia me dan, porque la he probado y nada que ver con la que venden ya envasada, pero se necesita tiempo y ganas, por lo que recurrir a la ya preparada es la mejor opción.

 

No obstante, por si alguien se anima y tiene o va a tener la maquina apropiada, ahí va una receta:


 

Mezclar en un bol la harina, el aceite de oliva, la sal, los huevos y 60 ml de agua.


Amasar sobre una zona de trabajo enharinada la masa hasta conseguir que quede homogénea y no se note pegajosa. Tapar con papel de plástico y dejar reposar durante 30 minutos.

 

{mosimage}Con la máquina eléctrica se realiza el estirado pasándola por un rodillo. Hay que sujetar las tiras largas de pasta a medida que vayan saliendo de la máquina para evitar que se doblen o peguen entre sí.


Es posible conservar la pasta fresca casera durante 3 días en la nevera bien tapada o congelarla durante 1 mes.


Como plato principal de pasta fresca serían 75 grs por persona frente a los 100 grs de pasta seca. Si la salsa va a ser consistente se puede reducir un poco. En caso de guarnición es la mitad.

 

Ahora veamos esta sencilla pero sabrosa recetilla:

 

Para cuatro personas necesitamos:

 

{mosimage}2 pechugas de pollo

500 grs. de tagliatelle frescos

1 calabación

1 guindilla

Hierbas provenzales

Aceite de oliva

Sal y pimienta

Perejil fresco

 

 


Lo primero es sazonar las pechugas con sal y embadúrnarlas con las hierbas, sal, pimienta y la guindilla picada. Reservar.

 

Se lava y se corta el calabacín, sin quitarle la piel, en rodajas finas y se saltea en una sartén hasta que esté doraditos y blanditos.


Se hierve la pasta y se escurre.

 

{mosimage}Mientras tanto, se cortan las pechugas en tiras y se saltea en la sartén con muy poco aceite. Vigilar que se haga pero no demasiado para que no quede seco. Se añade el calabacín y se mezcla.

 

En una fuente se une todo: la pasta, el calabacín y el pollo y se espolvorea con un poco de perejil fresco

 

Servir caliente.

 {mosimage}