ALBONDIGAS ISABELINAS

 

La palabra albondiga viene de una palabra árabe “al-bunduqa” : la bola y se compone principalmente de carne picada, huevos, pan, perejil…. Hay tantos tipos de albóndigas como personas que la hacen y es un plato muy extendido en todo el mundo. Este plato ya está documentado en el siglo XVI : El historiador granadino Luis del Mármol explica el término en su Descripción general de África (1573): “…Venden fideos, almojábanas y albóndigas hechas de carne picada con especias y fritas en aceite”.

No os riais si alguien dice que está haciendo “almóndiga”: el diccionario oficial de la lengua española da entrada tanto a albóndiga como almóndiga, aunque remite a albóndiga como la forma más correcta.

Como ya he dicho, existen muchas variaciones del plato. Esta receta es mía y por eso se llama así pero de cualquier forma que se haga está buenísima y es un platillo muy agradecido. Normalmente cuando me pongo a ello suelo hacer gran cantidad y luego las congelo, teniendo la precaución de que queden cubiertas de salsa para que la carne no se reseque. Los ingredientes que se detallan más abajo son para un kilo de carne .

Ingredientes:
-1 kg. de carne picada (¾ ternera y ¼ de cerdo aprox.)
-1 cucharada de pasas remojadas en vino blanco
-1 cucharada de piñones
-1 manzana pelada y bien picada
-2 huevos enteros
-250 grs. de queso fresco
-2 cebollas grandes
-1 cabeza de ajos
-2 manzanas verde doncella
-Laurel, sal, pimienta, aceite, harina
-1 vaso de vino blanco y otro de agua
Lo primero es cortar las cebollas en medios aros y pochar suavemente en aceite junto con la cabeza de ajos entera y 1 hoja de laurel. No debe tomar color. Cuando esté la cebolla tierna echar las manzanas descorazonadas y sin pelar y freir unos 5 minutos más. Escurrir bien de aceite en un colador.

Mientras tanto mezclamos bien en un bol la carne, el queso fresco, los huevos, los piñones, las pasas, la manzana troceada y salpimentamos.

Vamos formando las bolitas (no muy grandes), rebozamos en harina y vamos friendo. Según se hacen ir poniéndolas en un escurridor para que suelten todo el aceite.



Una vez hechas todas las albóndigas poner en cazuela, añadir la cebolla pochada+manzana+cabeza de ajos. Añadir un vaso de vino blanco, uno de agua, una hoja de laurel, una pastilla de caldo y dejar cocer suavemente unos 20 minutos.

Mejor de un día para otro.

Acompañamiento: ensalada verde, patatas fritas o cocidas, arroz blanco…