GUISO DE MORCILLO DE TERNERA CON ZANAHORIAS Y SETAS

 

Ahora que empieza el fresquito, no está de más ir poniendo recetas acordes con la temperatura.

Empezaremos con un plato de morcillo estofado. El morcillo o zancarrón es una parte de la pata de la ternera que es perfecta para guisos, estofados, cocido…, es una carne tierna, sabrosa y barata.



alt


Su “presencia”, a priori, no es muy allá, pero esto depende del sitio donde lo compres. Hay que procurar que no tenga esos restos de pieles y, además, antes de guisarla, ir cortando con unas tijeras y sólo un poquito los nervios que atraviesan esta carne. El objetivo es que, al cortar el nervio, la carne no se encoja y tenga mejor presencia.


alt


Necesitamos:

1 kg. de morcillo

4 ó 5 zanahorias

4 cebollas grandes

Hojas de laurel

2 tomates muy maduros

Pimienta blanca molida, aceite, perejil

1 vaso de agua

1 pastilla de caldo de carne

½ vaso, de los de agua, de coñá o jerez.

1 bandeja de setas variadas o champiñones



alt


Preparación:

Cortamos la cebolla en aros finos y la pochamos en aceite. Cuando esté medio hecha, añadimos las zanahorias cortadas, el tomate pelado y en trozos y el laurel. Dejamos hasta que la cebolla esté bien hecha.

Mientras tanto vamos preparando la carne, quitando las pieles y cortando los nervios.

La añadimos al pochado hasta que tome un poco de color.

Añadimos el agua, la pastilla de caldo y las horas de laurel, ½ cucharadita de pimienta blanca molida y las setas o champiñones. Dejamos cocer suavemente hasta que la carne esté tierna. Añadimos el coñá o jerez, y dejamos unos minutos más. Espolvorear con el perejil picado.

Si vemos que la salsa se consume mucho, añadir más agua.

Servir con arroz blanco, patatas fritas, una ensalada verde….

Mejor hacer de un día para otro.

Admite congelación.