ENSALADA FRESCA DE PASTA CON ATÚN Y MOZZARELLA

 

 

{mosimage}

 

De nuevo volvemos con un postre fácil y fresquito para este tiempo…


400 gr. de pasta de tamaño grande (macarrones, espirales)

250 gr. de atún en aceite

2 huevos cocidos

2 aguacates

el zumo de un limón

300 gr. de tomates mini

200 gr. de Mozzarella

unas hojitas de albahaca u orégano

6 cucharadas de aceite de oliva

2 pastillas de Avecrem Caldo de Pollo

pimienta

 

Hervir la pasta con las pastillas de Avecrem, el tiempo indicado en el envase para que quede al dente, escurrirla, enfriarla bajo el grifo de agua fría y reservar.


Cortar los huevos cocidos en dados. Partir los aguacates por la mitad, retirar el hueso central y separar la pulpa de la piel con una cuchara. Cortar la pulpa en dados y rociarlos con zumo de limón para que no ennegrezca. Desmenuzar el atún.


Cortar los tomatitos por la mitad y la mozarella en dados o bolitas. Mezclar todos los ingredientes preparados con la pasta cocida, salpimentar y aliñar con 4 cucharadas de aceite. Reservar en el frigorífico hasta el momento de servir

Curiosidades del aguacate:


{mosimage}Es una fruta, no una verdura.

El término ‘aguacate’ proviene de la palabra azteca ‘ahuacati’, que se podría traducir como “mantequilla natural”, probablemente por su suave y cremosa textura.


Los aztecas lo utilizaban como un potente afrodisíaco. Aún hoy hay quien hace uso de este particular “don” natural del aguacate. Los aguacates son un alimento perfecto como sustituto natural vegetariano de las proteínas contenidas en carne, huevos, queso y aves de corral. Las propiedades de los aguacates son muy beneficiosas para la salud: contienen los ácidos grasos esenciales y proteínas de alta calidad que se digieren fácilmente sin contribuir negativamente en el colesterol

Curiosidades de la mozzarella:

{mosimage}Es un producto originario de la cocina italiana, elaborado, en sus orígenes, con leche de búfala, pero que ahora se hace también con leche fresca de vaca o de oveja. Este queso fibroso es muy usado para la fabricación de pizzas (con el calor, la mozzarella se derrite formando hilos), lasañas y/o canelones cuando esta casi seco y en ensaladas , cuando es fresco.

La mozzarella preparada con leche de vaca contiene tres veces más calcio que la leche, motivo por el que 100 g de este tipo de queso aporta el 50% de la cantidad de calcio que se recomienda tomar a diario.