PAN DE NUECES Y OTRAS COSAS

En mi casa raramente se compra pan, sólo de molde y este lo tengo que congelar para que no se estropee. Cuando tenemos gente a comer en casa (que es un hecho bastante frecuente) pues lo hago yo misma, que para eso tengo una máquina de hacer pan bastante chula. Sin embargo, el pan que más me gusta es este de nueces y otras cosas. Si lo hacéis ya entenderéis por qué, que no lo voy a explicar todo, caramba.

Cuando tengo gente a comer, preparo la masa por la mañana, lo pongo en el molde, lo cubro con un paño de cocina y una hora y media o así antes de la comida lo meto en el horno.

 

Está recogido de Maui de El Cafetito el 16 de marzo de 2004 así que en mi casa ya tiene pedigrí porque lo hago con muchísima frecuencia. A su vez, Maui lo cogió de “El libro del Pan”, de Treulli y Ferrigno.

 

Es un pan “rápido”, se hace con levadura química, no de panadería, así que no es necesario que la masa leve.

 

 pan de nueces

Por otra parte no hay que amasarlo demasiado porque se apelmazaría. Probadlo y os haréis adictas/os sin duda.

 

pan de nuecesHe usado varios moldes en diferentes momentos: en las fotos superiores uno más ancho para que quedaran rebanadas como el “pan de pueblo”. En las fotos de abajo, un molde alargado de los de bizcocho, de 1 l. de capacidad y así las rebanaditas quedan más finolis.


Ingredientes:

-1 cucharada de aceite de girasol, y el necesario para engrasar el molde.  

-375 g de harina de trigo  

-125 g de harina integral de trigo  

-1 cucharadita de sal  

-1 cucharadita de cremor tártaro  

-1 cucharadita de bicarbonato sódico

-1 cucharadita de levadura Royal

-90 g de nueces picadas

-90 g de pipas de girasol, peladas

-1 cucharadita de miel

-200 ml de yogur natural

-300 ml de leche  

-2 cucharadas adicionales de semillas de girasol peladas para decorar.  

PLUS:

le añadí un puñadito de pasas
el Chemor tártaro que no es fácil de encontrar lo sustituyo poniéndole el doble de levadura

 1. Aceitar un molde para pan de 1 kg. Tamizar las harinas, la sal, el crémor tártaro, el bicarbonato y el royal en un bol grande. Añadir las nueces y las semillas de girasol. Mezclar bien pero lo justo.

2. Mezclar bien el yogur, la miel, la leche y el aceite. Agregar a los ingredientes secos y revolver hasta formar una pasta blanda.  

 

3. Distribuir la masa en el molde preparado con una cuchara, nivelar la superficie. Esparcir por encima las semillas de girasol reservadas. Llevar al horno previamente calentado a 180 grados y dejar 1 hora horneando, hasta que el pan leude y adquiera un color dorado. Estará listo cuando se desprenda de los costados del molde. 

 

Aunque no lo parezca, es un pan que “pega” con todo. Si os sobra, envolvedlo bien con papel albal y calentándolo ligeramente está muy bueno en el desayuno, con  mantequilla, en el aperitivo con un buen foi o acompañado de él mismo, es decir, solo.