FABADA ASTURIANA


FABADA ASTURIANA

{mosimage}

Plato contundente donde los haya, constituye un único y nutritivo plato que, en los días de invierno, preferentemente un domingo, acompañado de un buen vino y su correspondiente siesta después, nos hará encarar la siguiente semana con otro espíritu. Digo yo.


Formas de hacer la fabada hay muchas, ésta es una de ellas.

Para 4/6 personas necesitamos:

¾ kg de fabes de buena calidad

3 chorizos

3 morcillas

300 grs. de lacón

200 grs. de tocino veteado

1 hueso de jamón

1 trozo de oreja o rabo de cerdo

sal

Se ponen a remojo las alubias, en agua fría, la noche anterior; también se pone a remojar, en agua templada, el lacón, el hueso de jamón y el trozo de oreja o rabo de cerdo.


Al día siguiente, en una cazuela grande se echan las fabes y los demás ingredientes, se cubre con agua fría y se pone al fuego, después del primer hervor se espuma bien y se dejan cocer lentamente, procurando que las fabes estén siempre cubiertas de agua; en caso de necesitarlo, se añade agua fría en pequeñas cantidades, de vez en cuando.


El agua fría ayuda a dejarlas más finas; se debe de procurar que no se agarren al fondo de la cazuela; y que el hervor sea siempre igual; ya casi cocidas se sazona de sal, teniendo en cuenta que las carnes ya tienen algo de sal.

{mosimage}

Fabes con almejas, hummmmmmmm

El caldo debe de quedar espeso; se pueden pasar unas fabes por el pasador para espesarlo.


{mosimage}Ya cocidas se retiran del fuego y se dejan reposar unos momentos. Se pasan a una fuente, con las carnes y embutidos partidos en trozos.


Para dejar las fabes más finas, se puede añadir un trozo de mantequilla casi al final de la cocción.

 

 


LAS FABES


{mosimage}Las fabes son un producto típico de Asturias y una de las legumbres más valoradas por su versatilidad en la cocina. Su forma es de grano grande, blanco, oblongo, recto, aplanado y largo y tienen una textura harinosas. Tras el término fabes se esconden un sinfín de variedades de alubias asturianas que pueden ser cocinadas de mil maneras diferentes. Algunas de las variedades más populares son las colorás (para estofar); la verdina (servida normalmente con marisco o caza), fabones, o habas de mayo, la amarillita, etc.

Jovellanos, en sus Diarios, habla de las fabas o habas asturianas lo que demuestra que, al menos desde el siglo XVIII, este cultivo estaba extendido por todo el Principado, gestando ya la gran cantidad y calidad de las variedades que hoy nos encontramos. Esta alubia de grano blanco, oblongo, recto, largo y aplanado, de tamaño grande, se come con muchos otros ingredientes sabrosos y autóctonos y nunca es un plato que defrauda: fabes con gallina, fabes con perdiz, fabes con conejo o fabes con liebre, fabes con bacalao, fabes con pata de jabalí, fabes con rape o rape, fabes con almejas, fabes con centollo.

Para saber más:

http://www.desdeasturias.com/turismo_asturias/aller/fabada_asturiana/index.asp

http://personal1.iddeo.es/jlvillabona/fabes/fabes.htm