Corazon de bizcocho con pepitas de chocolate negro y nueces

{mosimage}Corazón de chocolate, ufff ¡qué cursilada! ¿verdad?. No se por qué será pero hoy dia algunas palabras resultan un poco empalagosas a muchas personas, pero si hago bizcocho con forma de corazón como le llamo ¿eh?, bizcocho de órgano, de víscera cordial, de cogollo?,. Así pues, creo que está bien llamado.

Para este bizcocho facilísimo de hacer, sólo se necesita un molde en forma de cuore, 50 grs. de pepitas de chocolate, 3 cucharadas de chocolate negro en polvo y 50 grs. de nueces troceadas.

En realidad faltan ingredientes, pero como es la misma base de la receta "Anticualla", me hacéis el favor de buscarla en esta misma gueb y así me evito repetirla, que hoy es lunes y no tengo muchas ganas de repetir.
{mosimage} Así pues, mezcláis todos los ingredientes de la Anticualla, e incorporáis el chocolate en polvo, las pepitas de chocolate y las nueces troceadas. Se mezcla bien, se vierte al molde y se mete al horno a 170º y se sube poco a poco, hasta un máximo de 180º. Tardará unos 50 minutos o así, depende del horno.

Aqui la izquierda tenéis la cosa, recién salida del horno, se le espolvorea con un poco de azúcar glas, si queréis, y cuando se enfríe ya está listo para comer.

Admite congelación, sin ningún problema, y queda mejor si se mete al congelador cuando está templado, bien envuelto en papel de aluminio.
{mosimage} Aquí a la izquierda, el bizcocho partido para ver el interior. El problema es que la foto la hago con móvil y a veces no tiene la calidad que quisiera, pero me resulta más fácil que hacerla con la máquina de afotos (que conste que tengo una bien buena), y luego transladar al ordenador…. Demasiado para mí, que soy una negada para según que técnicas.
Ahora que se acercan las Navidades (glup), si queréis u os apetece hacer algo original, os recomiendo que compréis esos moldes tan monos con forma de árbol, de osito o de lo que sea, y así salen unos bizcochos originales que llaman bastante la atención.
Una vez hechos, se parten en dos o tres capas y se pueden rellenar de lo que queráis: nata montada ligeramente azucarada y con un puñado de trocitos de fresa, de crema pastelera….
Lo adornáis según vuestro criterio y el momento y ¡hala!, a regalar (que es barato) o a llevar como postre si estáis invitados/as en alguna casa.