ROSCA DE VINO TINTO


ROSCA DE VINO TINTO

 

 {mosimage}

 

Este es un bizcocho, rosca, torta…. apto para los no  muy golosos, queda una textura algo húmeda y con mucho sabor a chocolate. Se puede, y debe acompañar, de nata montada oelado de vainilla. Buenísimo.


El vino debe ser de buena calidad, de esos restos que guardamos en la nevera.

 

Se enciende el horno a 170º

 

 

Necesitamos:

 

200 grs. harina

1 sobre levadura

Pizca de sal

200  grs. mantequilla

200 grs. azúcar

100 grs. chocolate en polvo

4 huevos

1 vaso, de los de agua, de vino tinto

1 chorrito de vainilla líquida

3 cucharaditas de canela en polvo

Azúcar glas para espolvorear

 

 

Se baten bien la mantequilla (semi líquida pero no caliente) con el azúcar. Se van añadiendo los huevos uno a uno. Se añade la vainilla líquida y el vino tinto.

 

Se añade la harina, la canela, la levadura y la sal. Se mezcla bien.

 

Se vierte en molde de “bujero” , se mete en el horno y se cocerá aprox. 35 minutos. Introducir una aguja  cuando salga seca, ya estará.

 

Se deja templar, se vuelca en rejilla.

 

{mosimage}Cortar en rebanadas, se espolvorea con azúcar glas.

 

Admite congelación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


VINOS DE LA ABADÍA DE RETUERTA

 

{mosimage}El nombre de la Bodega Abadía Retuerta es el resultado de dos palabras que definen y describen el territorio: Ribula Torta que significa “orilla tortuosa”

 

 

 

 


{mosimage}Primero fue el monasterio, cuya construcción comenzó en el s. XII y en él una iglesia de muros desnudos con la piedra como testigo de las idas y venidas de la historia. Después llegaron los viñedos. Abadía Retuerta, en Sardón de Duero (Valladolid), en plena milla de oro de una de las mejores zonas vitivinícolas del país es, una bodega con nombre propio, reconocimiento internacional. La bodega, ejemplo de diseño y una de las más avanzadas de Europa, elabora vinos desde 1996 y proporciona un paseo lleno de aromas entre barricas colocadas individualmente en unas estanterías diseñadas para facilitar los trasiegos.


{mosimage}En poco más de un año será un hotel de cinco estrellas. Las principales estancias del hotel estarán ubicadas según la construcción original del monasterio. La hospedería albergará 22 habitaciones, tres de ellas serán suites. El restaurante se emplazará en el mismo refectorio donde los antiguos monjes se reunían para comer.  Mientras tanto, se organizan visitas guiadas y catas de vino recorriendo la finca que se compone de 54 parcelas identificadas según la composición del suelo, la orientación, la variedad plantada y la temperatura. O lo que es lo mismo, los Pagos. Y una vez entre viñedos, identificaremos las uvas que serán después vino: tempranillo, cabernet sauvignon, syrah y petit verdot. 

 

http://www.abadia-retuerta.com/default.asp