UNA ANTICUALLA DE BIZCOCHO

{mosimage} Esta recetilla se puede encontrar en cualquier sitio, es más vieja que la tos pero eso no quita que la ponga aquí con mis propias fotos ¿OK?, que no son muy buenas, pero es lo que hay.

Este bizcocho, aparte de estar buenísimo tal y como sale, sirve de base para hacer cuantas tartas os de vuestra imaginación: cortado en tres capas, rellenar de nata con fresas; con mermelada de naranja diluida con un poco de cuantró y recubierto de chocolate… buenísimo.

Además admite congelación : cortar en trozos del tamaño que queráis, mientras está un poco templado, envolved en papel aluminio y al conge. Luego se descongela a temperatura ambiente y oye, como recién hecho.


BIZCOCHO DE YOGUR Y ACEITE

– 3 huevos

– 2 yogures: naturales, o de limón, o griegos, cualquiera vale

– 2 medidas del yogur: de azúcar

– 3 idem : de harina

– 1 idem : de aceite de oliva

– 1 sobre de levadura Royal

– zumo de un limón o de una naranja y su ralladura. O mitad y mitad

– pizca de sal

– Voluntario: chorrito de cuantró, cogñac, ron….

Se baten bien los huevos y el azúcar. Se le van añadiendo los restantes ingredientes, mezclando bien. Se vierte en molde previamente engrasado y enharinado.

Se pone en horno a 170º, como una hora más o menos.

Cuando esté templado, dejar enfriar en rejilla.


{mosimage}Para las neófitas/os en esto de la cocina:

– El molde ideal es el alargado de toda la vida de un litro y medio de capacidad. A mí me gustan mucho los de cristal y tambien uso los de aluminio. Eso ya depende… Suelo variar y hacerlo también en redondos, cuadrados…

– La temperatura depende de cada horno: no lo perdáis de vista : si el bizcocho se hunde por el centro, es que el calor es bajo: subir un poco. Si sube mucho por el centro, es que hay demasiado calor: bajarlo. Es mejor siempre empezar por 170º e ir subiendo poco a poco hasta un máximo de 180º.

– Yo, que soy un poco chula, no precaliento el horno, al contrario que casi todo el mundo. Tampoco tamizo la harina, aunque podría hacerlo porque tengo el aparatejo, pero como me sale bien así ¿por que manchar otro cacharro?. Digo yo.

– Nunca abrir el horno antes de 20 minutos de cocción: el presunto bizcocho se os irá a tomar vientos.

– Si veis que la parte superior se tuesta demasiado, colocar papel albal encima.

– Para comprobar que está hecho pinchar con algo: un pincho moruno, un "cake tester" (que cuesta na en los chinos) : si sale limpio, ya está cocido del todo.

– Si no tenéis rejilla de tartas ¡que no cunda el pánico!: sirve exactamente igual la que tenemos del horno.

{mosimage}
En este caso que he puesto, he utilizado el doble de ingredientes y el molde es una bandeja de aluminio multiusos del año de la nana al que le tengo un cariño especial y que mide 31×21 cms. y 6 cms. de fondo.

Si se tiene mucha práctica con este bizcocho se pueden hacer muchas variaciones: añadir uvas pasas ligeramente hidratadas en algún licor; almendras filateadas por encima o piñones; un huevo batido como para tortilla por encima, con almendras y cuajar en el grill del horno…

En fin, usad la imaginación.