PASTEL DE MANZANA Y ALBARICOQUE

 

Cualquier postre que se haga con manzanas resulta buenísimo. Esta fruta también es válida para platos salados, pero en este caso vamos a hacer un facilísimo pastel que gustará a todo el mundo, incluso a los menos golosos porque no resulta nada dulce.

Tarta de manzana y albaricoques

 

Necesitamos:

1 paquete de hojaldre fresco

4 ó 5 manzanas golden

1 bote de mermelada de albaricoque de buena calidad

El zumo de un limón

Nata montada, frutos rojos (opcionales)

Un molde alargado (en los “chinos” se pueden encontrar de aluminio)

 

Tarta de manzana y albaricoques

 

Estiramos bien el hojaldre y lo pinchamos por varias partes con un tenedor. Introducir en horno a 170º y que se haga un poco, pero no demasiado.

Mientras pelamos y descorazonamos las manzanas y cortamos en lonchas finas. Vamos regando con el zumo de limón.

Un vez el hojaldre medio hecho, sacar del horno e ir colocando las lonchas de manzana, superponiéndolas un poco.

Volver a introducir el molde en el horno y hornear hasta que las manzanas estén medio hechas. Retirar del horno momentáneamente.

Poner la mermelada de albaricoque en un cazo con un poco de agua, calentar muy despacio, revolviendo continuamente con una cuchara o tenedor de madera, hasta que la mermelada quede casi líquida pero con sus tropezones.

Verter encima en el molde, encima de las manzanas, repartyir bien con el dorso de una cuchara y hornear hasta que, si pinchamos, la manzana ya esté hecha.

Servir templada y en trozos. Se puede adornar con nata y frutos secos o con una bola de helado de vainilla adornado con una hojita de menta o similar. Por aquello de dar un poco de color.