PEPINHOS DE CHOCOLATE

Siguenos en redes sociales:

Este postre va dedicado a mi amigo (¿puedo llamarte así?) Pepiño, que es el que ha publicado esta excelente receta aunque yo, faltaba más, he hecho mis variaciones.

Lo siento, soy anarquista de corazón y siempre tengo que “rebelarme” en algo, con algo o con alguien. Nadie es perfecto. 

La receta se llama en realidad…, pero como la he modificado un poco, la voy a llamar como os he dicho. Y se hará famosa porque no he comido jamás un pastelillo tan delicioso. Es muy recomendable que la hagáis porque es fácil y de resultado impresionante.
 
En la Foto vemos todos los ingredientes que se necesitan: adelante!
 
{mosimage} 

Ingredientes:

  • 250 gr. de chocolate negro de alto porcentaje de cacao (suelo utilizar los de Lindel)
  • 250 gr. de mantequilla troceada.
  • 200 gr. de azúcar.
  • 5 huevos grandes.
  • 70 gr. de harina.
  • Una pizca de sal
  • Trocitos de fresas, frambuesas


Precalentamos el horno a 180° C.

 En un cazo a fuego muy bajo fundimos la mantequilla troceada con el chocolate, también troceado. Se revuelve lentamente hasta que esté bien disuelto.

Batir bien los huevos más el azúcar. Añadir  chocolate+ mantequilla (ojo, que no esté caliente), la harina, la sal, chorrito de licor y se mezcla bien.

Se le añaden frambuesitas, fresitas o trocitos de fresón (que es lo que yo he puesto porque no tenía de lo otro)

{mosimage}Aqui (Foto ) ya se ve el Pepiño horneado. Cometi el error de no mezclar las fresas con la crema, pero bueno, la proxima vez lo hare.

Se vierte la crema en un molde y se deja cocer 30 minutos. Ni uno más ni uno menos. Así quedará “crudito” por dentro y con un sabor impresionante. Ya sabéis la técnica ¿no?, a los 30  minutos introducir una aguja. Tendrá que salir esta un poco manchada. No conviene que se haga mucho porque se secará el Pepiño.

Se retira inmediatamente del horno y se deja enfriar sobre rejilla.

{mosimage}Espolvorear con azúcar glas, cortar en trocitos (Foto) y adornar con fresas, frambuesas…. Se puede servir en fuente grande, o en platos individuales, acompañado de nata montada, helado…

El frasco de licor que veis en la primera foto es de orejones y lleva macerando un par de años. Está buenísimo y lo utilizo para “alegrar” los postres. Si tenéis niños no os preocupéis: con la cocción el alcohol se evapora y sólo queda el sabor.

 Ah! y ademas admite congelacion, que es importante 

 

 

 

Siguenos en redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te gusta mi blog? Compártelo por la red ;)