STRUDEL DE UVAS NEGRAS

 

Mujeres llorando en viñedo.

(No hace falta desnudarse para hacer este postre )
 
 
Con tantos inventores que hay por el mundo no se como no se le ha ocurrido a nadie inventar un pelador de uvas, caramba. Hay peladores de todo tipo: para patatas, ajos, tomates, judías, zanahorias, cítricos. Deshuesadores de aceitunas, de cerezas, de manzanas…. Pero lo que es un aparatito de na, para pelar y deshuesar uvas no. Y no creo que sea tan difícil. Se harían de oro porque las uvas, en España, se comen mucho y tenemos grandes problemas para hacerlo: la piel se te queda en la garganta, las pepitas hay que escupirlas…. Un problemón, oiga.
{mosimage}Esto viene a cuento por la receta de hoy, que está buenísima, es fácil de hacer y de éxito asegurado, pero claro, lleva un kilo de uvas. UN KILO. Y cómo es lógico, las uvas tienen que ir peladas y despepitadas. ¿y saben ustedes cuanto tarda una, que además es rápida, en pelar y despepitar uva por uva?. Pues algo así como una hora. Así pues estoy triste porque este postre, casi mi invención, está excepcional pero a ver quién es el bonito/a que se quiera pasar una hora pelando uvas. Qué vida esta.

 

 

Necesitaremos:

  • 1 kg. uvas negras
  • Cucharada de piñones
  • Cucharada de almendras laminadas
  • Cucharadita de vainilla líquida
  • 1 paquete de hojaldre
  • Canela, azúcar moreno, cuantró
  • 3 ó 4 clavos
  • mantequilla
  • 1 sobre de levadura Royal

    

Se lavan bien las uvas y encima de un cuenco (para recoger el zumo) vamos pelándolas y despepitándolas. Si queda alguna piel no pasa nada. Se ponen en el cuenco con el zumo y se le añade 4 cucharadas de azúcar moreno, los clavos y un chorrito de cuantró, se tapa con papel film y se deja reposar una hora. Lo ideal sería hacerlo el día anterior, incluso varios días antes. Al llevar licor, la fruta no se estropea  y así tenemos preparado el relleno del postre que es lo más laborioso. El resto se hace en un pis-pas. 

En un cazo se pone el contenido del cuenco y se cuece a fuego lento hasta que el líquido desaparezca . Si vemos que hay demasiado líquido, una vez tiernitas las uvas (no tienen que desacerse por completo), las colamos y hervimos el líquido hasta reducirlo al máximo. Luego lo vertemos en las uvas, que queden jugositas. Añadimos los piñones, las almendras laminadas, el chorrito de vainilla y mezclamos bien. 

Precalentamos el horno a 200º. 

Estiramos el hojaldre sobre papel de horno (vale el que lleva el paquete) y espolvoreamos con azúcar y canela. Extendemos las uvas, con cuidado sellando bien los bordes para que no se salga el contenido. 

Ponemos sobre bandeja de horno, pincelamos con la yema de huevo batida, espolvoreamos con azúca, canela, y un poco de mantequilla raspada con un cuchillo. 

Metemos al horno, bajamos un poco la temperatura y dejamos unos 20 minutos, hasta que el hojaldre esté doradito. 

Se toma templado y estáaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ¡delicioso!.