PASTEL DE KIWIS

Hace mucho que no hacía un postre. Con esto del calor, apetecen poco salvo que sean cosas frías y/o helados. Este finde encontré estos zespi y me animé a hacer una tarta, que cómo éramos pocos a comer me vino como anillo al dedo, además es muy fácil de hacer y, como no, seguimos con las recetas anti-crisis.


alt

Los “zespi” son los auténticos kiwis que nos vienen de Nueva Zelanda. Los podemos encontrar con la pulpa de color verde (green) o con pulpa dorada (gold). A mí me gustán más estos últimos, que los encuentro menos ácidos, pero para la tarta iban a quedar un poco “descoloríos”.


Necesitamos:


Un molde de horno, bajo de unos 24 cms. de diámetro

4 kiwis Zespri Green, más uno para adornar

125 gr. de mantequilla

Una bolita de mantequilla para el molde

1 envase pequeño de queso fresco

1 tacita (100 gr.) de azúcar

2 huevos

1 tacita (80 gr.) de harina

Pellizco de sal

1 cucharadita de levadura

1 cucharada de azúcar adicional

1 cucharada de azúcar glass


alt


Preparación:

Engrasar el molde con mantequilla y espolvorear con un poco de harina y reservar.

Precalentar el horno a 180 °C.

Mezclar la mantequilla reblandecida con el azúcar. Añadir los huevos y volver a mezclar. Añadir la tarrina de queso fresco e integrar bien.

A continuación, añadir la harina con la sal y la levadura, revolver y batir bien hasta que quede una masa integrada

Poner la masa en el molde de bizcocho.

Pelar los kiwis, cortarlos en trocitos y distribuirlos por encima de la crema del molde.

Espolvorear un poco de azúcar sobre la fruta.


alt


Hornear el bizcocho durante 50 minutos hasta que esté dorado.

Pinchar con una aguja y cuando salga limpia, ya está hecho el bizcocho.

Servir espolvoreado con azúcar glas y unas rodajitas de kiwi fresco.

Admite congelación y se puede hacer de un día para otro. Servir más bien templadito.


alt