QUICHE DE FRESONES

 

Un postre fácil, barato y de temporada. Sólo tomar la precaución de utilizar unos buenos fresones: maduros (sin pasarse) y con brillante y bonito color rojo.

Tengo que confesar que prefiero las fresas a los fresones, pero para este tipo de postres, es mejor utilizar estos últimos. Son más baratos, más vistosos y más fáciles de encontrar.

La fresas y/o los fresones tienen fama  de afrodisiacos y en muchas pelis y novelas hemos podido ver y leer la famosa combinación de “champán con fresas” para una noche especial.

En fin, de momento nos conformaremos con este postre.

 

 

1 paquete de hojaldre

350 grs. fresones

2 cucharadas de mermelada de fresa

Para la crema:

250 grs. de leche

60 grs. de azúcar

3 yemas de huevo

30 grs. de maicena

1 vaina de vainilla

 

Forrar un molde desmontable con el hojaldre (sin quitarle el papel que lo envuelve). Recortar lo extremos que sobresalgan del molde. Pinchar varias veces con un tenedor. Forrarlo con papel aluminio presionando bien y hornear unos 20 minutos a 180º.

Dejar templar.

Lavar ligeramente los fresones, quitarles el rabito y laminar.

Hacemos la crema:

Hervir la leche con la vainilla partida en dos. Dejar templar.

Batir las yemas de huevo con el azúcar y añadir a la leche, retirando la vainilla. Añadir la maicena y cocer muy lentamente hasta que espese. Remover continuamente con una cuchara de palo para que no se pegue.

Verter la crema en el hojaldre. Decorar con los fresones partidos.

Calentar unos segundos, en el micro, la mermelada con una cucharada de agua para que no esté demasiado espesa y pincelar sobre los fresones. Adornar con alguna hoja verde de éstos.

Meter en el frigo para que cuaje bien. Mejor de un día para otro.

Desmoldar y servir a fresquita (no demasiado) o a temperatura ambiente con helado, chocolate negro líquido, nata montada…

Admite congelación.

 

Las fresas y el fresón españoles tienen fama de tener una máxima calidad y son muy demandadas por el resto de países europeo. Huelva (¡mi tierra!) es la provincia española que cultiva las fresas y los fresones de forma masiva, con una gran calidad y son las más demandadas. Extremadura, la Comarca del Maresme (Barcelona) también se dedican masivamente a su cultivo, así como en Valencia y Extremadura, aunque en menor proporción. En muchos países de América Latina se le conoce como frutillas.

El fresón se considera un tipo de fresa de mayor tamaño, con forma de corazón y de color rojo vivo cuando está maduro

Disponibles ya en febrero su mejor temporada son los meses de marzo, abril y mayo. Las de estos dos últimos meses son las más dulces y sabrosas.

Al comprar los fresones, debemos tener en cuenta que no estén mates o mustios. Deben ser tersos y brillantes y los rabos también. 

Conviene mantenerlos siempre dentro de las barquetas de compra con el ‘film’ cerrado para reducir su deshidratación y en la parte alta de la nevera (entre 2 y 4º).

Fuente de la foto:  http://desucreisal.blogspot.com.es/2011/05/tarta-de-crema-y-fresones.html