TARTA DE QUESO FRESCO CON BASE DE BIZCOCHO

 

Esta receta de la dio una amiga hace tiempo que la había sacado de Internet y hecho muchas veces con gran éxito. No estaba muy convencida  yo de la mezcla pero al final me decidí y ¡todo un éxito!. Gracias Fina, aunque me he permitido algunas variantes, como verás.

 

 


Para la tarta de queso:


1 lata de 330grs. de leche condensada

300 grs. de leche entera 

200 grs. de nata 

500 grs. de queso philadelphia o de Burgos

4 huevos

1 cucharada de vainilla líquida

Ralladura de 1 limón 

Para el bizcocho:


3 huevos 

90 grs. de azúcar 

90 grs. de harina 

1/2 cucharadita de levadura Royal 

100 grs. de caramelo líquido 


Se carameliza un molde redondo. Uno de 30 cms. de diámetro está bien. Las paredes del molde se untan con un poquito de aceite de girasol, que evitará que se pegue la tarta.

En un bol, vertemos la leche condensada, la leche entera, la nata, el queso, y los huevos.

Batimos con la batidora hasta que se forme una cremita suave sin grumos. Vertemos ésta preparación en el molde caramelizado. Reservamos.

Batir el azúcar con los huevos hasta formar una crema. Se añade la harina mezclada con la levadura e integramos suavemente.

Vertemos esta preparación sobre la que tenemos ya en el molde y ponemos al baño de maría en un horno precalentado a 180º aprox. durante una hora.

Una vez fría se le da la vuelta volcándola en una fuente o plato.

Se conserva muy bien en frigorífico, pero sacar unos minutos antes de comer. Se puede adornar con unos hilos de caramelo líquido.

TARTA DE QUESO CON COBERTURA DE BIZCOCHO