Quiche de setas, cebolla y beicon

 

 

 

 

Desde ya hace tiempo me gusta más comer con amigos en mi casa o en la suya. Tiene la ventaja de que empiezas y acabas cuando quieres, pueden fumar los que quieran (por cierto ¿os he dicho que desde septiembre 2013 incluido no fumo? ¡cinco meses ya!, soy una fenómena, jejeje), los dormilones (siempre varones al menos en mí círculo) pueden echar una siestecita en el sofá, mientras el resto hacemos sobremesa en el comedor. O un bailecito por sevillanas. Y, importante, comes casero y barato.
 

 

Esta vez tocaba en mi casa. Éramos 8, todos rocieros, y como me encuentro últimamente muy vaga para cocinar anuncié a todo el mundo que pensaba pedir una paella y que con unos buenos aperitivos íbamos servidos.

  Y así fué, sólo que a última hora me perdió la mala conciencia e hice este riquísimo pastel, quiche o tarta salada, que tanto me gustan y gustan a mis amigos.

 
 

 

  
No quedaron ni los restos y sobró paella que, al día siguiente, comimos S. y yo previo calentamiento. Y estaba muy buena, por cierto.

 Necesitamos:

1 paquete masa quebrada

300 grs. setas variadas

250 grs. cebollas

100 grs. baicon en un trozo

4 huevos

1 dl leche

2 dl nata líquida

½ dl. Aceite de oliva

Pimienta, sal

 


 

 Modo de hacer:

Limpiar y trocear las setas. Pelar y picar fino las cebollas. Cortar el baicon en dados pequeños y similares

Calentar el aceite de oliva y rehogar la cebolla. Cuando esta esté hecha añadir las setas y saltear 4 minutos. Dejar a fuego lento hasta que se evapore todo el líquido que estas puedan soltar. Añadir el bacon en trocitos y un chorrito de jerez. Sazonar ligeramente con pimienta y sal y dejar unos 5 minutos. Poner todo en un colador para que escurra bien todo el aceite.

Batir los huevos con la nata y leche. Salpimentar y mezclar esta crema con el sofrito. Integrar bien con una cuchara o tenedor de madera.

Forrar un molde de 24 cms. con la masa brisa. Pinchar el fondo con un tenedor, cubrir con papel de aluminio y meter en el horno hasta que se dore.

Retirar, dejar enfriar un poco y añadir la mezcla. Hornear a 190º unos 30/35 minutos

Servir caliente o templada.


 

¡Buenísima!

Plus:

–        El sofrito puede hacerse el día anterior

–        Admite congelación

–        Puede ser un plato único y sano acompañado de una buena ensalada