CHAMPIÑONES RELLENOS CON JAMON

El champiñon se trata de un hongo que no posee clorofila, todos los nutrientes que necesita los asimila directamente del suelo. Durante las guerras mundiales se popularizó mucho su cultivo, pues además de ser muy sencillo necesita crecer en la oscuridad, circunstancia ésta que se daba forzosamente en los refugios antiaéreos de las ciudades en conflicto.

 

{mosimage}

 

Se distinguen dos especies de champiñón, el silvestre (campestri) y el cultivado (bisporus). El silvestre presenta color blanco, ocasionalmente con escamas en la parte central del sombrero; se pueden encontrar en los prados y, en general, allí donde exista abundancia de materia orgánica en forma de estiércoles. El cultivado presenta un sombrero recubierto por escamas parduscas.

 

En cocina tiene mucho uso, incluso se puede consumir cruda en finas láminas  con un poco de aceite y sal o en ensaladas.  Se pueden encontrar ya limpios y envasados lo que nos ahorra trabajo aunque no está de más echarles un ojo porque la tierra no es fácil de quitar.

 

{mosimage}{mosimage}

Distintos métodos de cultivo del champiñón

 

 

Este plato yo lo tomaría como único, acompañado de una ensalada verde. Para ahorrar tiempo los podemos preparar de un día a otro. Guardar en la nevera y poco antes de comerlos, introducirlos en el horno o en la sartén.


Necesitamos para 4 personas

 

-800 g de champiñones de tamaño grande

-Jamón serrano en taquitos

-2 cebolletas  
-3 dientes de ajo

-perejil  
-50 g de mantequilla  
-100 g de nata para cocinar  
-60 g de queso Gouda (semi)

-pimienta

 

Limpiar los champiñones.

Retirar los tallos y trocearlos muy finos.

Pelar y trocear la cebolleta y los ajos.

Picar el perejil muy finamente.

Poner a calentar en una sartén la mantequilla y rehogar bien todo el picadillo de cebolletas, ajos, perejil, jamón y los tallos de los champiñones.

Añadir la nata así como unas 2 cucharadas de Gouda rallado. Sazonar con la pimienta recién molida.


Rellenar las cabezas de los champiñones con el relleno, colocar sobre una bandeja previamente engrasada y espolvorear con el resto del queso rallado.


Introducir el horno previamente precalentado a 200º y dejar hornear de 10 a 15 minutos.

{mosimage}

 

Otra variante:

Una vez rellenos los champiñones colocar en una sarten, añadir ½ vaso de vino blanco y cocer lentamente hasta que el champiñón esté hecho.