ENERO:DESENGRASAR

Desengrasar. Se acabaron las Navidades. Se acabaron, pues, los excesos gastronómicos y los excesos familiares.

En general estamos más dispuestos a  limitar las comidas (depende de nosotros) que lo familiar: esto ya no depende tanto de nosotros. Ambos casos son los que marcan estas fechas, además de otro exceso, las rebajas, del que también hablaremos. 


 

 {mosimage}

Estructura química de un triglicérido, que es un compuesto de tres ácidos grasos más la molécula de la glicerina. Si el triglicérido es sólido se llama “grasa” y si es líquido “aceite” 

 

Hayamos hecho o no excesos en las comidas, no estaría mal ponernos un poco a dieta: también se come por los ojos. Olvidemos, o limitemos, por un tiempo los dulces, los guisos, el pan, etc. y llenemos la nevera de yogures, queso fresco, frutas,  verduras y evitar las carnes (excepto pollo y/o pavo) a favor de los pescados. El desayuno debiera ser la comida más importante del día: se puede tomar jamón york o serrano, tostadas, café o te, frutas, yogures… A media  mañana y a media tarde fruta o un yogurt. De almuerzo verduras y carne o pescado a  la plancha. De cena una sopa ligera, tortilla, fruta…

 

No olvidar comer algo al menos 5 veces al día, así no se llega hambriento a la hora de comer.

 

Por unos días podemos hacer la “sopa desengrasante” que se hizo tan famosa hace unos años: es muy efectiva, pero no se puede abusar de ella. Consiste en cocer un repollo mediano, tres cebollas grandes, ½ kg. de zanahorias, un poco de apio. Salar un poco y luego pasar por la batidora: que quede más ligero que una crema, si es necesario añadir más agua.  Se conserva bien en un recipiente cerrado en el frigorífico. Tomar la sopa por la noche durante una semana. 

 

 

En los tiempos en los que vivimos podemos ya encontrar todo el año productos fuera de temporada que se cultivan en viveros o se traen de fuera, pero no está de más sabér que frutas o verduras tienen su “fecha” en el mes de enero. Entre otras cosas resultarán más baratas y más sabrosas al no tener que sufrir una cosecha temprana y su posterior maduración en almacén:

 

Frutas : aguacates, castañas, chirimoyas, limones, kivis, mandarinas, manzanas, peras, piñas, pomelos, uvas.

 

Verduras: acelgas, alcachofas, apio, berros, calabazas, canónigos, cardos, cebollas, coles de Bruselas, coliflor, espinacas, lechugas, lombarda, nabos, puerros, remolacha, repollo, zanahorias.

 

La familia. Es un mal inevitable y necesario. A mucha gente nos gusta rodearnos de familiares, especialmente cuando no los tenemos cerca. A otros, les cuesta un suplicio por las malas relaciones y los desencuentros.

 

En general pienso que hay que hacer un esfuerzo pero si éste es superior a nuestras fuerzas no hay que hacerse mala sangre. Solo pensar que es una vez al año, tratar de que no nos influyan las tonterías que algunos/as puedan hacer y, por qué no, parar los pies si es necesario: se queda uno muy a gusto. 
 

{mosimage}

  “Retrato de familia”, de Goya

 

Las rebajas. Me encantan. Puede decirse que no compro más que en rebajas la ropa u otros artículos no perecederos. Olvidarse siempre que se pueda de los grandes almacenes: hacen muy poco descuento y muchas veces no merece la pena. Conviene pasarse por las tiendas pequeñas que necesitan liquidar su stock y hacen unos descuentos increíbles. De esta manera podemos hacernos con cosas de calidad a precio muy razonable. 
 

{mosimage}

 

Los proyectos. ¿Año Nuevo, vida nueva?. Pues va a ser que no, al menos no por  mucho tiempo. Por una vez intentemos llevar a cabo aquellas rutinas que nos aburren pero que nos hacen perder tiempo: llevar los papeles bancarios, y otros, bien ordenados; hacer algo de deporte, aunque sea andar a paso ligero media hora diaria; retomar el inglés… tampoco es tanto y de verdad que nos sentiremos mejor. Para ello no decir “este año voy a hacer…”, sino voy a ordenar los papeles hasta la Semana Santa. Voy a ordenar esta semana, al menos, un armario y tirar todo lo que no valga… 

 

 

También en este mes de enero, si se dispone de un pequeño jardín o terraza podemos aprovechar para plantar semillas de perejil o fresas, que se dan muy bien en macetas y que será muy atractivo ver despuntar y crecer las plantitas. Sin contar lo que nos puede servir más tarde en la cocina.

 

Para los “estresados/as” puede ser muy interesante intentar tener un huerto en casa. Hoy es posible, por poco espacio que tengamos. Mirar estas webs: 

 

http://www.cienladrillos.com/2007/08/25-un-huerto-en-casa.

http://huertoenelbalcon.blogspot.com/2007_01_01_archive.html

 

Os lo dice una urbanita de toda la vida.

 

Por último señalar que deberíamos estar siempre ocupados y tener muchos hobbies de los que aprender algo: el tiempo, la vida, pasa inexorablemente y a unas velocidades de vértigo aunque a veces el día a día puede hacerse muy cansino, así si estamos ocupados en algo que nos guste siempre tendremos la sensación de que no hemos perdido el tiempo, que hemos experimentado algo, que hemos avanzado en algo. Aunque el año próximo empecemos otras tareas.

 

Joé, parezco una maruja pero cumplo órdenes: 

 

Un soneto me manda hacer Violante (LA UNA) 
en mi vida me he visto en tal aprieto.  
Catorce versos dicen que es soneto,  
burla burlando van los tres delante.  
 
Yo pensé que no hallara consonante,  
y estoy en la mitad de otro cuarteto,  
mas si me veo en el primer terceto  
no hay cosa en los cuartetos que me espante.  
 
Por el primer terceto voy entrando,  
y aun parece que entré con pie derecho  
pues fin con este verso le estoy dando.  
 
Ya estoy en el segundo, y aun sospecho  
que estoy los trece versos acabando.  
Contad si son catorce, y está hecho. 

(Lope de Vega dixit)